viernes, 28 de enero de 2011

Cómo Cortar Con Una Psicópata y Salir Ileso


Hoy mientras picaba una cebolla con tremendo cuchillote me acordé de una conversación pasada que había tenido con Antonio en la que él me pedía consejo para librarse de una chica que lo acosaba día y noche. Usé mi sabiduría de mujer para ayudarlo. Entonces me dije “¿y si prodigo mis consejos en mi blog?” ¡Idea!

El hombre promedio saldrá con al menos una mujer psicótica a lo largo de su vida, y muchos de esos hombres se irán a la tumba aún mortificándose por el sólo recuerdo. Rabietas, espionaje, juegos de poder, chantaje emocional; todas esas son las características de una verdadera atracción “fatal”. Si eres de esos hombres que ya no sabe ni cómo salir de la peor relación de su vida, tranquilo, no estás solo, es sabio zafarse mientras aún conserves la cordura y todas tus extremidades.

PASO 1: Recoge tus cosas antes de cortar.
En caso de que vivas con ella o le hayas prestado algo, sería bueno que recuperaras todas tus propiedades antes de darle la mala nueva. Si te saltas esto, es muy probable que nunca más vuelvas a ver la camiseta de la universidad que con cariño te firmaron tus amigos o que tengas que saltar sobre cocodrilos para recuperarla. Los “cocodrilos” podría tratarse de una cena con ella, o peor. Así que ve recogiendo todo de forma sutil semanas antes de que le digas “adiosín”, empezando por lo de más valor. Si te atrapan en la movida, considérate frito.

PASO 2: Devuélvele sus pertenencias el día de la ruptura.
Junta en una bolsa o caja todo lo que ella te prestó o que se te haya quedado en tu depa: ropa, maquillaje, CDs, etc; asegúrate de que no falte nada y dáselo el mero día en que la cortes. Si no, ella tendrá excusas de sobra para presentarse en tu casa cuando menos la esperes, lo cual sólo te traería estrés innecesario. Eso sí, mejor abstente de devolverle los regalos que te hizo porque aunque no lo creas, sólo le estarás dando nuevas formas de amolarte. Si no los quieres, dáselos a alguien más o de plano, tíralos.

PASO 3: Cambia tus contraseñas y perfiles.
Es por tu seguridad. Nunca se podría saber si ella descubrió las contraseñas de tu correo electrónico, redes sociales y el correo de voz. Hazlo antes de mandarla a la fregada para que así no se desquite con tus gadgets en cuanto vuelva a su casa. Ah si, y no se te olvide cambiar tu estatus a “soltero” y eliminarla definitivamente de tus listas donde la tengas añadidas o te acosará. Si tienes añadidas a sus amigas, tendrás que andar con cuidado. Si te acosa por teléfono, seguro querrás cambiarlo pero mejor dale por su lado porque es demasiado lío que sólo se emplea en casos muy extremos.

PASO 4: Evítate las despedidas físicas o afectuosas.
Es de esperar que ella te pida un abrazo de despedida o un beso. Si lo permites, le harás pensar dos cosas: 1) Que aún la encuentras sexualmente atractiva (aunque sea verdad, ni se lo menciones); y 2) Que si persevera lo suficiente, te podrá recuperar. Así que, cuando termines con una psicópata, es crucial que no pases de esa línea. Tampoco es cosa de que seas cruel, pero evítate esa clase de adioses a toda costa.

PASO 5: Haz público tu rompimiento.
Algunos hombres son reservados y mantienen esas cosas en secreto, incluso entre amigos. Aunque no es cosa de que reveles con detalle la historia, recomiendo ampliamente que les informes a tus conocidos más comunes y a los familiares que ella conoció acerca de su reciente separación. Si no, correrás el riesgo de que la psicópata intente usarlos como “puertas traseras” en tu vida. Con que se los comentes y les digas que no necesitan procurarla más basta. Si ella es de las que se presentaban en tu oficina, hazle saber a la recepcionista que tu ex ya no es bienvenida en el edificio. Si vives en un edificio de apartamentos o una comunidad privada, dile también a seguridad que no le permita el acceso.

PASO 6: Cambia tu rutina.
Una buena psicópata se tendrá memorizada tu rutina mejor que tú. Ella sabe cómo llegas al trabajo, a qué hora sales a comer, a qué hora llegas a casa, y qué es lo que planeas para mañana. En resumen; te acosa. Si ella te quiere de vuelta, puedes estar seguro de que empezarás a topártela “casualmente” con una frecuencia alarmante. Evítate la paranoia cambiando tu agenda tanto como te sea posible, aún si para ello tienes que salir más temprano de casa o perderte unos cuantos minutos del almuerzo. Quién sabe, a lo mejor y este cambio de aires te beneficie en algo. Sería bueno que buscaras un lugar diferente para estacionarte tanto en casa como en el trabajo, para que le cueste más encontrar tu coche y que así no pueda dañarlo. Si eres asiduo a la “Hora Feliz”, vas a tener que buscarte otro bar o abstenerte por una temporada.

Prepara tu camisa de fuerza…

Si estás en una relación con una mujer que exprese comportamiento psicótico, es hora de que ésta llegue a su fin. Si no estás seguro de que ella sea ese tipo de persona, el mero hecho de que te lo preguntes es una señal de que algo no anda bien con tu novia. Hay muchas mujeres más equilibradas por ahí que esperan a que un buen hombre las conquiste. Líbrate de la arpía ésa y reúnete con el amor de tu vida. ¡Suerte!

5 comentarios:

Hermes dijo...

Oh, pero es que a veces es tan bonita la atencion extra :p

Firey_Girl dijo...

Chale, Hermes, tú eres masoquista, ¿o qué?

Edgar Ríos dijo...

Paso extra (opcional)... finge tu muerte y cambia rádicalmente de look. Funciona en casos especiales.

(creo que proyecté algo de mi última relación en esto).

MiChAeL rOzZeL dijo...

que cool ;P .... creo k io soy el psicopata ya c k va hacer cuando kieran dejarme gracias jajajaja

Firey_Girl dijo...

Si, wey, de nada. Para eso estoy, para sevir a la comunidad.